Cómo atraer audivisualmente a un cliente

Actualizado: 21 de feb de 2019

Un vídeo siempre va a facilitar al cliente entender qué se vende. Lo más importante, ante todo, es que el contenido que estás creando te guste, te encante y si eso que te fascine. Aun así, no implica que sea fácil de hacer, ya que no siempre llegará a todo el mundo, pero sí existen pautas básicas que ayudan a trabajar fluidamente, ya sea al grabar o editar un vídeo. Para ello, hay que contar con un buen equipo. 


Un ordenador de 32 gb de RAM, 16 como mínimo, ya que la mayoría de los programas de edición (Adobe Premiere, Adobe After Effect, Davinci Resolve, ect…) consumen lo suyo. En cuanto a la cámara hay que fijarse en las propiedades si tiene opción para grabar al menos en full HD (1920x1080), está resolución ofrece una calidad estándar para cualquier pantalla electrónica o proyectores que lo permitan, recalcar que grabar un vídeo en Ultra HD no te va a garantizar un aumento colosal de clientes, dependerá más bien de cómo lo cuentas. Recomiendo utilizar trípode para evitar sacudidas cuando quieras hacer un paneo por ejemplo.


Ahora que ya sabes la actitud del creador audiovisual y el material que debe emplear, pasemos a técnicas de grabación que te pueden ayudar para embellecer los planos.

Es más sencillo de lo que parece, y sé que no basta con que te diga que grabes lo que el cliente quiere ver, porque para saberlo, hay que ponerse en el contexto antes de encender la cámara. Te pongo un caso personal para que me entiendas.

En un restaurante tuve que grabar cómo hacían una tortilla de patata para luego subirlo a su Instagram.


El chef no iba a explicar como en los canales de cocina el proceso, simplemente se puso a cocinarlo. Pensé, ¿qué me interesa contar aquí?, la respuesta ya lo sabes, cómo hacen la tortilla de patata bien sabrosa, desde los ingredientes y su preparación hasta el resultado final. Procedí a grabar utilizando planos cerrados o planos detalle para los cinéfilos, ayudándome del trípode como estabilizador (en caso de que sea una réflex, con la izquierda lo sujetas del cuello, con las patas sin plegar, con el derecho para enfocar).


El rodaje es una fase bien creativa, ya que uno mismo decide qué movimientos ejecuta.


En la edición el proceso va a la par, arrastré la lógica de qué voy a contar a cómo quiero contarlo, con la intención de subirlo a Instagram; editar una secuencia no más de 30 segundos, al compás de la música que vayas a utilizar. Recomiendo descargar la música de Audio Library (canal de YouTube) ya que son muy rítmicas y no tienen copyright.


Resumiendo, el vídeo es el condimento que da más sabor a la presentación producto, ayuda al cliente a comprender qué ofrece la empresa, sea tienda o restaurante, la actitud de apreciar tu creación, recapacitando igualmente toda crítica constructiva, un buen equipo de trabajo para ahorrar tiempo y estrés, una cámara con posibilidad de grabar en 1080p más trípode. Preguntarse qué se va a contar, ya sea un evento, presentación corporativa o elaboraciones de galletas de chocolate, esto ayudará a preconcebir una idea de cómo lo va a grabar (tamaño de planos y movimientos de cámara) y montar.


Hideto - Departamento Audiovisual de Champell