Cuán importante es tener una identidad corporativa

Al igual que las personas tenemos una identidad, un conjunto de valores y medios propios (meditados a priori) para llevar a cabo las decisiones de una empresa como entidad única, que obliga a avanzar y así crecer en base a su identidad corporativa.


Es la primera impresión o toma de contacto, es el menú degustación que el cliente prueba y juzga según la calidad del servicio prestado.


Evidentemente, el propósito de tener una identidad corporativa es el de facilitar la comunicación entre cliente y empresa a la hora de realizar inversiones, yendo a la cúspide del deseo, la identidad corporativa trata de encontrar nuevos clientes.


En definitiva, busca nuevos vínculos (siempre de confianza). Para construir dicho puente de comunicación fluida, necesitamos un diseño web, de lo más elegante y trabajado a ser posible; es el vestido o traje que uno viste para el primer impacto, en este caso, estético. Es una ecuación sencilla de libro, cuanto más bonito quede la web, más valor le puntuará el cliente. Solo se requiere una buena dosis de creatividad.


Como última ventaja a mencionar, dejar claro que tener una identidad corporativa también afecta a los empleados, en aspectos como el orgullo de pertenecer a la casa, saber que tienen una buena imagen que impone respeto... ser admirado y admirar debe formar parte del sueldo.


Definir los valores y estrategias, plasmar la idea en un lienzo (la página web) con el fin de seducir

clientes de confianza junto con empleados de confianza hacen de la identidad corporativa todo un reto, cuyo resultado brindará prosperidad a cualquier empresa que aprenda a dominarlo.

Hideto - Departamento Audiovisual de Champell