Respira bien, y di no al estrés

Está demostrado que el estrés provoca fatiga física y mental, alterando así la funcionalidad de tu corazón, la hipertensión arterial o infartos pueden llamar a tu puerta, solo si tú lo permites.


Me gustaría convencerte de que la culpa no es sólo del ambiente laboral o sentimental, sino de no saber cómo gestionar la energía.


Has oído bien, mantener una respiración a ritmo estándar (sin hiperventilar para que me entiendas) es la clave para gestionar el estrés, pero antes de explicártelo vamos a dejar claro para qué sirve el estrés. Terminar esos trabajos antes de la fecha límite, correr sin cesar para no perder el bus, hasta escapar de un oso que te quiere comer exige de una energía bastante explosiva, tanto mental como física, digamos que el estrés nos ayuda a “sobrevivir”, ¿qué es lo que pasa?, que todo gran poder conlleva una personalidad; la manifestación constante de estrés sin descansos es lo que tienta contra la salud.


No te voy a mentir, el tiempo juega en nuestra contra muchas veces, pero no cuesta nada tomarte un par de minutos en relajarte, no es necesario irte a un spa en ese momento, con que respires a un ritmo tranquilo es más que suficiente.

Si no me crees, te invito a que busques por internet el método Wim Hof, pero ya que estás aquí en búsqueda de respuestas, te resumo. Este alemán batió el récord Guinness de aguantar bajo el hielo 1 hora, 13 minutos y 48 segundos, explica en una entrevista que su “truco” es repetir secuencias de respiraciones conscientes y profundas.


Para ir concluyendo, el estrés provoca a la larga problemas cardiovasculares, se manifiesta en estados de presión, indecisión, responsabilidades encomendadas que rozan el límite de capacidad de una persona; su función en verdad ayudó a nuestros antepasados a sobrevivir, ya que las amenazas eran constantes y se necesita de una energía explosiva para enfrentarlas, el efecto secundario serían las anomalías mencionadas.


Aplicando la meditación con una respiración profunda todos los días es más que suficiente para combatir contra el estrés acumulado.


Hideto - Departamento Audiovisual de Champell